La Última Pluma del Cuervo
escudo
la ultima pluma del cuervo
 
 
 
Noticias Reglamento Magos Hechizos Foro Mapa de Mul-Sabbut
Altas Enciclopedia Clanes Objetos Señoríos Cuervos de Leyenda


 
      Recordar Contraseña  

Señoríos

Señoríos
Listado General
Aldur
Althen
Amazona
Ártica
Assuntual
Athel Loren
Bosque Verde
Brigantia
Calabozo
Costa del Acero
Damiefela
Darkia
Doragón
Ebura
Khan
Mahram
Montañas Grises
Naggaroth
Nan Elmoth
Nergal
Pax Sanum
Ribende
Valle de la Muerte
 
Señoríos Libres

Thorbardin


Actuales Señores de Thorbardin
 


Dragón Sin Nombre
Domina un 51.00% de la Región.
   


Arkin
Domina un 11.77% de la Región.
   

Historia antigua del Señorío de Thorbardin

Cuando Mul Sabbut aún era relativamente joven y la gran masa de humanos de las tierras interiores aún no era alarmante todo un pueblo de intrépidos enanos, al mando de un tal Morden Battleaxe, vagaba sin rumbo fijo por los lindes del Bosque Verde. Hacía varios años que habían dejado su antiguo hogar, muy al sur, para lanzarse a la aventura y la búsqueda de un nuevo hogar apropiado para recomenzar una próspera vida de trabajo y riquezas.
En total eran algo menos de dos centenares, contando a los más viejos, a las mujeres y a los jóvenes, algunos nacidos poco antes de emprender el viaje. Ya habían pasado por varios lugares que parecieron apropiados para el asentamiento, pero por una razón u otra de todos habían tenido que marcharse.
Caminando hacia el oeste, hacia el borroso contorno montañoso que se divisaba en el horizonte, avanzaban a buen ritmo y sin que su moral decayese en ningún momento (al menos, no hasta límites preocupantes). Encontraron un río que parecía venir precisamente de aquellas prometedoras montañas, y siguieron su curso día tras día por su orilla izquierda. Finalmente alcanzaron las estribaciones de lo que parecía una cordillera bastante grande, a cuya derecha se extendía un frondoso (y aparentemente extenso) bosque. Sin demorarse un instante, continuaron el curso del río, buscando su nacimiento en lo alto de aquellos recién descubiertos picos. Durante días cruzaron angostos desfiladeros y caminaron por profundas grietas, a cada momento más excitados por la virginidad de aquellos parajes y por la belleza del lugar. Un buen día llegaron a las fuentes del río, un amplio lago escondido en lo más hondo de un valle, del que fluía el arroyo que venían siguiendo desde hacía semanas. El lago recibía agua del deshielo de las montañas de alrededor y de algún otro río subterráneo, pero lo más interesante para el pueblo errante era la gruta que se hallaba en aquel mismo valle, muy cerca de la orilla occidental del lago.
Morden ordenó acampar allí mismo y envió un par de grupos a explorar el interior de la hendidura. Varios días después volvieron, informando a su líder de que toda una inmensa red de túneles y pasadizos naturales perforaban el corazón de aquella montaña, multiplicándose y extendiéndose por todo el subsuelo de aquella montañosa región. Pero lo que más alegró a los enanos, sin duda, fue el trozo de roca viva que el grupo había llevado consigo de regreso al lago: en su interior se encontraba mineral de hierro, y los componentes de la patrulla aseguraron que había una gran caverna hacia el oeste en la que se podía encontrar varios yacimientos de plata pura y mithril. Entre vítores y risas, los enanos decidieron quedarse allí y fundar una ciudad con ricas minas a la que llamarían Thorbardin.
Comprendiendo que su número era en exceso reducido, Morden Battleaxe envió un puñado de mensajeros hacia el sur, a pedir la ayuda y colaboración de todos los asentamientos enanos que encontrasen en su camino. Todos aquellos que aceptasen ir hasta las montañas para ayudar a su gente en la construcción de la ciudad, y la explotación de las proyectadas minas, podrían quedarse allí y considerarlo su hogar y el de sus descendientes. Varios meses más tardaron en volver los mensajeros (tiempo en el que los enanos liderados ya habían ido adecentando las cuevas más exteriores de todo el complejo subterráneo), pero volvieron acompañados de un número bastante grande de enanos, que habían considerado la oferta como un buen modo de asentarse y formar un hogar. El número exacto varía dependiendo de la crónica que se consulte, pero se estima que alrededor de otro centenar de "colonos" se desplazaron a las nuevas minas. En agradecimiento por haber guiado con sabiduría y esfuerzo a su gente hasta aquel nuevo y prometedor asentamiento, Morden fue nombrado primer Rey de Thorbardin y sus posesiones futuras.
Hoy Thorbardin ha llegado a cotas de popularidad, riqueza y poder inimaginables. Trescientos años después de que Morden y su gente se detuviese en la caverna cercana al lago, la población enana ronda los diez millares de habitantes.
Durante todo este tiempo se ha ido excavando más y más en la roca, descubriendo nuevos yacimientos de piedras semipreciosas y preciosas, joyas, y sobre todo, mithril. Éste fue un descubrimiento que alegró a los enanos por encima de cualquier otra cosa. Herreros hábiles y afamados, comenzaron a forjar armas de calidad y poder sin igual, así como armaduras duras y resistentes en grado sumo.
Nuevas profundidades fueron abiertas, y ampliadas las antiguas, para seguir el curso de esta veta, a veces por grietas realmente peligrosas para los mineros. Sin embargo, el espíritu de los enanos no los hacia retroceder, y colgados sobre el abismo por oscilantes cuerdas picaban la roca en busca del legendario metal. Varios se despeñaron, perdiéndose en la oscura profundidad de más abajo, pero otros fogosos voluntarios ocuparon sus lugares.
El asentamiento no sólo se ha extendido hacia abajo, sino también hacia arriba, muy por encima del nivel del lago de la entrada (todos los pisos construidos por encima de dicho nivel se llaman "Niveles", y todos los que quedan por debajo se denominan "Profundidades") donde se han construido dos profundidades más y un nuevo nivel de ciudad (para sumar un total de cinco profundidades y dos niveles) Se han establecido nuevos santuarios significativos en la fortaleza, dedicados a la Patrona del Hogar, al Padre de las Batallas, a la Diosa de la Curación y al Dios Protector de los Asentamientos Enanos. Recientemente se han ampliado las fraguas, las armerías de la tercera profundidad, se han abierto nuevos pasillos y rutas, pasadizos secretos y chimeneas de ventilación, se han comenzado a explotar nuevas minas de circonita, ágata, turquesa, cuarzo, turmalina, y más valiosas como topacios, ópalos y esmeraldas. La ciudad bulle con una actividad frenética, recibiendo mensajeros y embajadores de muchos lugares cercanos y no tan cercanos. El descubrimiento de un filón de oro en la parte noroccidental ha significado un impulso y un catalizador muy importante de la economía de Thorbardin, muy próspera pero muy debilitada por las continuas guerras, batallas y batidas contra las razas de orcos, goblins, trolls y trasgos que periódicamente realizan incursiones en las Montañas Grises.
La ciudad de Thorbadin funciona, de hecho, como un reino independiente. En cualquier caso la mayoría de los enanos se refieren a su ciudad como el reino de Thorbardin, gobernada por el sabio y humilde rey Arkin, sucesor en el trono del valiente Axus Battleaxe.

Ultimos Sucesos de la Región: Thorbardin

(18/03/2014) Título ›› Korlash, el reino de los enanos Autor ›› Eibelin
(18/06/2011) Título ›› Profesor de historia... Autor ›› Arkin
(03/05/2011) Título ›› Una comida en el Salón del Destino Autor ›› Arkin
(27/04/2011) Título ›› Profesor de historia... Autor ›› Arkin
(13/09/2010) Título ›› Profesor de historia... Autor ›› Arkin
(07/09/2010) Título ›› Profesor de historia... Autor ›› Arkin