La Última Pluma del Cuervo
escudo
la ultima pluma del cuervo
 
 
 
Noticias Reglamento Magos Hechizos Foro Mapa de Mul-Sabbut
Altas Enciclopedia Clanes Objetos Señoríos Cuervos de Leyenda


 
      Recordar Contraseña  

Garion

El niño de la luz

Clan: Elegidos de Aldur
Objetos:
Cuchara de palo Tenedor de palo Escudo de Dragón Anillo de Defensa Luminosa
Señoríos Gobernados


Historia:

Mi nombre es Garion, también conocido como Belgarion. Pero no sólo me conocen por mi nombre, también por mis innumerables títulos, Exterminador de Dioses, Señor del Mar Occidental, Supremo del Oeste, Rey de Riva, pero el más conocido es: El Niño de la Luz.

Es cierto que para mí son nombres demasiado grandilocuentes y procuro evitarlos. Incluso prefiero ser conocido como Garion frente a Belgarion, nombre que obtuve al aprender magia y convertirme en discípulo de Aldur.

Nada hacía presagiar que alguien como yo, un simple hijo de granjero, un lejano sobrino de Polgara y no menos lejano nieto de Belgarath iba a tener una vida tan interesante e iba a llegar tan lejos. Desconocer mis orígenes era necesario, pero nadie me había preparado para lo que estaba por llegar.

De hecho mi vida habría sido muy distinta de no ser por la muerte de mis padres, Geran, heredero del trono de Riva e Ildera, hija de un jefe de clan de Algaria. Esa muerte que buscaba principalmente la mía, mi asesinato, provocó que terminase en una granja de Faldor.

14 años viviendo en la ignorancia y siempre bajo estrecha vigilancia hasta que el robo del “Orbe de Aldur” provocó el inicio de mis conocimientos y la ayuda y protección de Polgara y Belgarath. Las aventuras a partir de este momento fueron innumerables y mis conocimientos en magia fueron aumentando.

Por fin conocí mis orígenes y mi destino, destino para el que no sólo no estaba preparado sino que además no lo deseaba. Es cierto que me permitió conocer a mi lejana familia y también a Ce’Nedra, Beldin y tantos otros.

Pero el destino es el destino y por mucho que hagamos contra él nos reserva un puesto, cual peones. Al final terminas cumpliendo profecías que ni siquiera conocías y te ves inmerso en luchas que escapan a tu control y por suerte, no a tus capacidades.

Y gracias a Aldur no estuve sólo en este camino y mi lucha contra la oscuridad que encarnaba Torak tuvo un final. Y como en un cuento de hadas me vi transformado de granjero a rey donde mi sentido del honor y mi humilde origen me permite salir airoso de muchas situaciones y gobernar con cabeza y corazón, preocupándome de todos aquellos que viven en el reino con la inestimable ayuda de Ce’Nedra.

Pero cuando alguien tiene un destino como el mío y se enfrenta a tales fuerzas no tiene nunca un momento de reposo, como tampoco lo tendrán mis hijos, Geran y Beldaran.

Pero no quiero aburriros con tantos detalles sobre mi vida. Ahora el destino, nuevamente el destino, me pone en una difícil situación al regresar a esta extraña tierra en busca de un objeto que dicen puede ayudarnos en nuestra eterna lucha contra la oscuridad. Una pluma de un animal mitológico es el premio a obtener en Mul-Sabbut y el destino de mi pueblo puede depender de que consigamos éxito en tan ardua empresa.

Pero no estaré sólo, conmigo acuden todos los Elegidos de Aldur para ayudarme en esta tarea y, una vez tengamos éxito, poder regresar triunfantes a nuestro mundo.

No es la gloria lo que perseguimos, ni los títulos, ni los triunfos, únicamente el bienestar de nuestro pueblo.

Soy Garion, El Niño de la Luz, y mi destino me ha traído hasta aquí pues he de alcanzar la victoria. Así ha sido escrito.


Raza: Humano
Magia: Corriente Mágica de las Sombras Eternas
Rango: Neófito
   
Historial:  

Sin Historial en los torneos de la Era Isthälum