La Última Pluma del Cuervo
escudo
la ultima pluma del cuervo
 
 
 
Noticias Reglamento Magos Hechizos Foro Mapa de Mul-Sabbut
Altas Enciclopedia Clanes Objetos Señoríos Cuervos de Leyenda


 
      Recordar Contraseña  

Enciclopedia de Mul-Sabbut

Razas

Categorías
General
Clanes
Hechizos
Lugares
Magos
Objetos
Razas

Últimas definiciones
1. Draenai  
2. Skavens  
3. Vampiros  
4. Humanos  
5. Enanos  
6. Medianos  
7. Gnomos  
8. Elfos  
9. Semielfos  
10. Elfos Oscuros  
A B C D E F G H I J K L M N
Ñ O P Q R S T U V W X Y Z #

 

Buscar





Los menos leídos (razas)
1. Orcos
2. Trasgos
3. Kobolds
4. Dopplegangers
5. Snotlings
6. Trolls
7. Sith
8. Duendes
9. Centauros
10. Semiorcos


Vampiros por Biblios
22/09/2006 07:28:20

Los vampiros; los Señores de la Noche. Muy pocas criaturas de este mundo pueden rivalizar con ellos en grandeza y altivez. Su porte real, su carácter frío y calculador y la paciencia que solo puede tener un ser que existe completamente al margen del paso del tiempo, son algunos de los rasgos que hacen especial esta raza.

Innumerables historias se han contado sobre los vampiros, algunas ciertas y otras no tan ciertas. Se ha dicho ya que los vampiros no sufren el paso de los años pues, desde cierto punto de vista, no están vivos. Para alcanzar el estatus de vampiro todo ser debe alcanzar un tránsito entre la vida que conocía y la que está a punto de conocer. Y este tránsito es la muerte, aunque ellos prefieren denominarlo "el abrazo"; definición que dramatiza el gesto que acompaña al mordisco del vampiro en el cuello de su víctima succionándole toda la sangre de su cuerpo para luego, si merece el divino regalo, darle parte de la sangre del vampiro para que vuelva a renacer a la noche eterna. El nuevo vampiro se despierta de su antigua vida a una nueva sin a penas limitaciones. Sus sentidos se ven aguzados, afilados como la guadaña del segador de almas hasta el punto de que son capaces de ver más allá de la carne y el hueso para contemplar el alma de las personas, sus pensamientos y sensaciones. Así mismo su potencial físico los hace increíblemente fuertes, ágiles y veloces.

Pero esto no es más que el comienzo pues el regalo del abrazo vampírico conlleva una serie de virtudes y defectos que el nuevo vampiro irá descubriendo. Algunos de estos defectos pueden llevarle a la completa destrucción y de ser así el vampiro moriría realmente y su alma se perdería en un mundo de sombras para toda la eternidad sin conocer jamás el descanso. Es un precio alto pero que a continuación veréis como es recompensado.

El vampirismo encierra, a parte de las cualidades físicas y sensoriales, toda una serie de habilidades sobrenaturales que los vampiros llaman "disciplinas", pues el dominio de estas difícilmente se puede lograr sin la ayuda de un maestro o "mentor" que suele ser la misma persona que dio el abrazo y con la que el nuevo vampiro tiene establecido un lazo de sangre que le sería casi imposible romper (como si tratásemos de desprendernos de una parte de nuestro organismo). El maestro, debido al lazo de sangre, posee un cierto control sobre la voluntad de su chiquillo lo cual le permite enseñarle sin que este se pierda en la sed de poder ni fallezca por su inconsciencia o desconocimiento.

Las disciplinas vampíricas vienen a ser como la magia para un mago y, de hecho, no distan demasiado unas de otras. Las disciplinas permiten al vampiro dominar el tiempo a su alrededor, la voluntad de los que le rodean así como los elementos naturales de todas las cosas (lo cual no solo les permitirá crear un incendio o provocar un tornado sino que les dará la especial habilidad de cambiar, transformando a voluntad su rostro o su cuerpo ya se en el de otro ser o en el famosamente conocido murciélago o lobo). Los vampiros no utilizan el maná como lo hacen los magos sino que utilizan la sangre que corre por sus cuerpos. Este gasto de sangre ha de ser repuesto y la beben de los mortales mediante "el beso". No es necesario acabar con la vida de un mortal para robarle la sangre y de hecho pocas veces se hace. Algunos mortales mordidos por un vampiro han descrito la sensación como muy cercana al orgasmo y en el fondo no es tan extraño.

¿Pero que hay de todas aquellas historias que hablan sobre la forma de destruir a un vampiro, sobre su maldad y su depravación? Ciertamente hay una sombra alrededor de todo ello que ni siquiera algunos vampiros son capaces de desvelar del todo. Lo único tangible es que el vampiro, a pesar de su aparente inmortalidad, es una criatura nocturna que sufre considerables daños de la luz solar hasta el punto de que puede provocarle la destrucción. Así mismo la mayoría de vampiros, que no todos, pueden ser paralizados al clavárseles una estaca en el corazón, fuente de todo su poder. Esto no los destruirá pero si impedirá al vampiro seguir manteniendo el control sobre su cuerpo sin vida. Con respecto a los ajos... en fin, seguro que algún vampiro odiará el olor de éstos pero habría que ser demasiado iluso o disponer de muchos ajos para mantener alejado a alguien tan poderoso (aunque si realmente se dispone de muchos, podrías alejar hasta a un dragón negro).

El terror esta ligado a estos extraordinarios seres, pero no por que su naturaleza sea maligna (cosa que simplemente depende de la naturaleza de un individuo y no, como algunos creen, de una raza) sino porque son seres de la noche y como tales son temidos por los que habitamos bajo la luz del sol amparados de la oscuridad a la cual asociamos todos los miedos y todo lo misterioso.