La Última Pluma del Cuervo
escudo
la ultima pluma del cuervo
 
 
 
Noticias Reglamento Magos Hechizos Foro Mapa de Mul-Sabbut
Altas Enciclopedia Clanes Objetos Señoríos Cuervos de Leyenda


 
      Recordar Contraseña  

Enciclopedia de Mul-Sabbut

General

Categorías
General
Clanes
Hechizos
Lugares
Magos
Objetos
Razas

Últimas definiciones
1. Inmortalis est anima  
2. Malefici Tenebrae  
3. Los rechazados  
4. INMORTALES SUPREMOS  
5. La Tribu de Ixaan  
6. El Círculo de los Doce  
7. Escudo Fantasmal  
8. Llamarada infernal  
9. Garras de Halcón  
10. Huestes del Señor del Mal  
11. Iktahre  
12. Arco de Iktahre  
13. Ekarin  
14. Uldbaern  
15. Sucuvhos  
A B C D E F G H I J K L M N
Ñ O P Q R S T U V W X Y Z #

 

Buscar





Los menos leídos
1. Inmortalis est anima
2. Malefici Tenebrae
3. Los rechazados
4. La Tribu de Ixaan
5. INMORTALES SUPREMOS
6. El Círculo de los Doce
7. Llamarada infernal
8. Garras de Halcón
9. Escudo Fantasmal
10. Iktahre
11. Zetainex
12. Ithril Zaileth
13. Hermandad del Arcano
14. Parálisis arácnida
15. Sarto


Los rechazados por Biblios
28/10/2015 15:17:29

Excluidos de su patria, rechazados por sus amigos, familiares y congéneres...nadie los quiere, nadie los quería...son diferentes y lo saben, por ello se juntaron, entre ellos son todos iguales.
No tienen miedo, son fuertes. Si se caen, se levantan. Si les atacan, se vengan. Si matas a uno, como un grupo, van a por ti. No son enemigos de nadie, pero tampoco buscan la amistad vacía. Protegen a los suyos y se mantienen vivos para mostrar que no se equivocaban, que el mundo era de ellos igual que de los demás.

Los comienzos son difíciles y no todos están preparados para ellos. El tiempo nos preparó para unirnos, sin hacer distinción entre raza, poder, habilidad… todos somos igual de válidos, todos podemos llegar igual de lejos si unimos nuestro poder en uno. No hay idealidad política, todos mandamos por igual.

El reto es deshacerse del yugo opresor que te obliga a ser lo que no eres, lo que no quieres ser, a destruir tu integridad para ser como el resto, para dejar de ser uno un carácter opuesto a la normalidad y, además, rechazado por los demás.

La lucha ha comenzado, los silenciados nos haremos oír, los rechazados saldremos de nuestros nichos y para volver a nuestros reinos de verdad.