La Última Pluma del Cuervo
escudo
la ultima pluma del cuervo
 
 
 
Noticias Reglamento Magos Hechizos Foro Mapa de Mul-Sabbut
Altas Enciclopedia Clanes Objetos Señoríos Cuervos de Leyenda


 
      Recordar Contraseña  

Enciclopedia de Mul-Sabbut

General

Categorías
General
Clanes
Hechizos
Lugares
Magos
Objetos
Razas

Últimas definiciones
1. Inmortalis est anima  
2. Malefici Tenebrae  
3. Los rechazados  
4. INMORTALES SUPREMOS  
5. La Tribu de Ixaan  
6. El Círculo de los Doce  
7. Escudo Fantasmal  
8. Llamarada infernal  
9. Garras de Halcón  
10. Huestes del Señor del Mal  
11. Iktahre  
12. Arco de Iktahre  
13. Ekarin  
14. Uldbaern  
15. Sucuvhos  
A B C D E F G H I J K L M N
Ñ O P Q R S T U V W X Y Z #

 

Buscar





Los menos leídos
1. Inmortalis est anima
2. Malefici Tenebrae
3. Los rechazados
4. La Tribu de Ixaan
5. INMORTALES SUPREMOS
6. El Círculo de los Doce
7. Llamarada infernal
8. Garras de Halcón
9. Escudo Fantasmal
10. Iktahre
11. Zaotras
12. Sarto
13. Eibelin
14. Parálisis arácnida
15. Zetainex


Abunasyr por Biblios
02/04/2013 13:31:33

Hasta hace muy poco tiempo no sabía de la existencia de estas extrañas tierras, pero el destino es caprichoso y suele dar giros inesperados. Hace unos años vivía en una pequeña aldea, muy al sur de este lugar, éramos una familia de granjeros y agricultores, teníamos unas tierras fértiles y, aunque no teníamos lujos, nos permitían vivir holgadamente.

Nada podía hacernos imaginar el dramático acontecimiento que estaba por llegar. Un día, y sin previo aviso, nuestro dios Hal-Kubyk decidió castigarnos descargando toda su ira en forma de infinitas lenguas de lava, fuego, cenizas y hedor putrefacto. El mismo volcán que un día nos dio la vida, y al que adorábamos, extinguió nuestro pueblo en un abrir y cerrar de ojos.

Por suerte, mi familia y yo conseguimos huir del infierno; solos, asustados y sin nada. A nuestra espalda pesaba la carga de las muertes de nuestros vecinos y amigos, y sobre todo de un hogar enterrado bajo un mar de fuego al que ya no podríamos volver. Vagamos incesantemente sin rumbo fijo, alimentándonos de pequeños roedores, algunos conejos poco avispados y muchas raíces. Estábamos seguros que tarde o temprano nuestro fin llegaría, lo único que dudábamos era cómo sería.

Un día, tras una larga jornada caminando, nos encontramos con un grupo de magos que al igual que nosotros, vagaban sin rumbo por aquellas olvidadas tierras. Estaban liderados por un ente que distaba mucho de estar vivo, su tez era pálida como el mármol y sus ojos negros y hundidos en las cuencas, le daban un aspecto cadavérico. Sin embargo, al sonreír su rostro mitigaba cualquier temor que pudieras tener.

Con este grupo de magos errantes, viajaba la princesa de unas pequeñas tierras forjadas de gente como nosotros, de personas perdidas y desamparadas, que ella misma había ido encontrando a lo largo de muchos años. Jamás olvidaré el gesto que su majestad tuvo para con nosotros al ofrecernos ir a sus tierras, por fin teníamos un sitio donde vivir.

En el tiempo en el que estuve con ellos, escuché hablar por primera vez de la Última Pluma del cuervo, y del poder que podía otorgar así como de sus peligros. En primer momento no me llamó mucho la atención la idea, al fin y al cabo yo no soy más que un enano con nulos dotes para la guerra y que a duras penas puede seguir el paso de los demás...pero algo dentro de mi me decía que tenía que intentarlo, que tenía que agradecer a esa improvisada princesa que nos hubiera devuelto la vida.

Mi familia marchó hacía las tierras de los Errantes, y yo decidí quedarme con ellos, aprender el arte de la magia y luchar por la última pluma del Cuervo. Tenía claro que hacer con ella y más aún donde iría una vez que todo acabara.


- Raza: Enano

- Obtuvo el Segundo puesto en el XI Torneo Invernal de la Era Isthälum
dejando para la posteridad el Estigma Nasyr
> Ver Ranking del Torneo

- Ver Ficha actual del Mago