La Última Pluma del Cuervo
escudo
la ultima pluma del cuervo
 
 
 
Noticias Reglamento Magos Hechizos Foro Mapa de Mul-Sabbut
Altas Enciclopedia Clanes Objetos Señoríos Cuervos de Leyenda


 
      Recordar Contraseña  

 


Malefici Tenebrae

Líder del clan: Ur
Capitán del clan: Ambros

 

 

Mago

Raza

Círculo

Rango
1 Kalavert Elfo Oscuro 7 Aprendiz
2 Ambros Angel 7 Acólito
3 Sarto Elfo Oscuro 7 Adepto
4 Lenwe Elfo 7 Adepto
5 Alverick Semielfo 6 Acólito
6 Ur Semielfo 6 Brujo
7 Jesca Elfo 1 Neófito
         

Historia: Malefici Tenebrae

 

“Nacer; reproducir; morir, todos componentes del círculo vital. Los antiguos seres solo se movían motivados por el deseo a satisfacer. Al principio eran deseos simples; naturales se podría decir, luego se fueron ampliando, el comer o guarecerse no fueron las únicas prioridades, más el circulo seguía intacto. Hubo un momento donde algunos deseos se volvieron tortuosos, pero inclusive cuando apareció el deseo de poder, el círculo se mantuvo. Siempre hubo entes que desearon ser inmortales, que solo encontraban insatisfacción por la imposibilidad de cumplir sus anhelos, hasta que apareció la magia, y ya todo se pudo y ya nada fue igual.” (Párrafo del quinto versículo del códice Malefici Tenebrae.) Actualidad, Era Isthälum, en una locación secreta de Mul-Sabbut. Como Gran Maestre les doy la bienvenida a todos los miembros presentes. Han pasado trece años y como siempre volvemos a reunirnos como es costumbre desde que se fundó la orden Malefici Tenebrae hace ya más de un siglo. Esta vez, no solo para tratar los asuntos de la orden, esta vez, los astros indican que llego el momento de cumplir la función principal para la cual esta orden fue creada… Matar al Jerarca, hacernos de su poder. Decenas de magos encapuchados alzaron sus puños, nadie hablo, nadie se mostró, ya que los miembros de la orden Malefici Tenebrae son totalmente anónimos, solo el Gran Maestre conoce sus rostros y sus nombres. Todos ellos han sido reclutados a lo largo de los años solo por él, él los selecciona y él los adoctrina en el camino del códice. Un nuevo torneo comenzará, y allí estaréis, cada uno en su lugar designado, cada uno como engrane de una máquina mayor, cada uno con su misión, y cuando el torneo sea nuestro, con su misma pluma lo mataremos.